La tenacidad de Harry Heltzer y sus perlas de vidrio. El primer revestimiento reflectivo de 3M.

HeltzerEl desarrollo del reflectivo Scotchlite es un ejemplo de cómo funciona la innovación en 3M, porque muestra el claro vínculo entre la investigación creativa y las necesidades del cliente. También demuestra lo tenaces que pueden ser los investigadores de 3M probando ideas, incluso si ello implica dejar caer vidrio líquido desde ventanas altas o transportar asfalto caliente a grandes velocidades.

La historia comienza en 1937, cuando un funcionario de autopistas de Minnesota le dijo a un vendedor de 3M que habría un buen mercado para cualquier empresa que pudiera crear unas rayas centrales en autopistas que fueran más reflectantes por la noche que la pintura blanca o amarilla. El funcionario explicó un experimento que habían hecho en el condado, esparciendo perlas de vidrio sobre una raya pintada, esperando tener mayor reflectividad. El vendedor, tomo esa idea seguro de que 3M podía hacer algo mejor.

Esa idea que el vendedor presentó en el laboratorio en el que trabajaban con gránulos quedó en espera hasta que la tomó alguien de otro laboratorio al que le interesó el desafío; Harry Heltzer, del laboratorio de abrasivos. Como no había perlas de vidrio domésticas disponibles del tamaño requerido (0,015 pulgadas de diámetro), procedió a fabricar las suyas mediante métodos inusuales, entre otros, dejar caer vidrio líquido desde una ventana del laboratorio y recuperar los fragmentos.

A finales del verano de 1937, Heltzer y sus compañeros habían llegado a un prototipo: una cinta de tela de doble capa prefabricada con perlas de un lado. Por desgracia, el adhesivo de la cinta no resistió el frío invierno de Minnesota. Al año siguiente, el invento tuvo una nueva versión, esta vez, el asfalto sería el adhesivo. Como no podían encargar el trabajo a nadie que no conociera el producto, los propios inventores realizaron la instalación. Heltzer terminó yendo y viniendo de la fábrica de 3M a la localidad en cuestión con asfalto caliente. A pesar de las complicaciones que enfrentó, el segundo intento tampoco funcionó.  A sugerencia del Vicepresidente de 3M Richard P. Carlton, las perlas de vidrio de Heltzer pasaron de ser aplicadas en cintas para aplicaciones horizontales a ser aplicadas a revestimientos verticales, dando origen al primer reflectivo del mercado: Scotchlite, que llegó a ser líder del mercados de señalización en autopistas.

Heltzer, con su empeño, nunca se dio por vencido en el problema del rayado horizontal y más tarde supervisó el compuesto reflectante de perlas de vidrio para este fin.  Su persistencia y brillantez lo llevarían más tarde a ser nombrado CEO de 3M.

Responder